Es impresionante lo cruda que se está poniendo la cosa a nivel laboral en los tiempos que corren, pero nosotros somos muy positivos y nos encanta sacar el lado bueno de todas estas situaciones. Es el caso, o mejor dicho, los casos de estos tres profesionales publicitarios que supieron combinar los ingredientes adecuados en el momento adecuado para buscar trabajo y, en algunos incluso  conseguirlo y salir a flote: creatividad, perseverancia, ganas y un buen uso de algunas herramientas publicitarias,  mezclado con la presión de la necesidad que, como titula este post, agudiza el ingenio:

Por orden de antigüedad, comenzaremos con el caso de Alec Brownstein, creativo neoyorquino que en 2010 se aprovechó de la vanidad de varios directores creativos publicitarios de renombre y de la eficacia de una buena campaña en Adwords (SEM), empleando como palabras clave los nombres de dichos directores de tal manera que, cuando se buscaban a sí mismos, se encontraban con un anuncio que decía lo siguiente:  “Buscarte en Gooogle es divertido. Contratarme a mi también”. Los resultados fueron excelentes: con una inversión de sólo  $ 6,  creó campañas para 5 directores creativos de grandes agencias, consiguió entrevistas con 4 de ellos, consiguió trabajo en 2 de ellas, y finalmente terminó trabajando en Y&R Nueva York. Podéis ver el caso completo  en este vídeo y conocer más de los proyectos del protagonista de esta historia en su web: http://alecbrownstein.com/project.php?cat=3

El siguiente ejemplo se remonta a septiembre de 2011, en España. José María Díaz (@Chemanga), redactor publicitario que en ese momento trabajaba para la agencia Razorfish España, buscaba nuevos aires y tras aburrirse de enviar su currículum sin el resultado esperado se le ocurrió la ingeniosa idea de aprovechar el éxito de una nueva plataforma social de música online: Spotify. Además de permitirse el lujo de poder emplear un lenguaje más cercano, al vincularse con la música y demás, desde mi opinión, el éxito de esta idea radica fundamentalmente en la forma de contar su historia: José María, Chema para los amigos, creó una lista llamada: “Esta lista no se escucha, se lee” , compuesta por diversas canciones cuyos títulos componían el siguiente mensaje:

“Hola, ¿Qué tal? Bienvenido, esto es mi currículum vitae hecho banda sonora. Tengo treinta y tantos, soy copy y si te interesa  soy del Madrid, géminis, runner, motero, guitarrista frustrado y mucho más… Donde estoy ahora (WYSIWYG) estoy feliz, la verdad, esto es un gran sitio pero tras dos años algo me dice que me tengo que marchar. Resumiendo, estoy buscando algo distinto… Son súplicas para tiempos difíciles porque no hay dinero, lo sé, esa es la verdad, pero bueno ¿y qué? Hay que intentarlo. La Publicidad es trabajo mal pagao pero mira, yo tengo fe, todas las noches le rezo una oración a Santa Publicidad pero a mí ni caso… Te lo pido por favor, no te rías de mí porque creo que voy a llorar, ‘sniff’, ¡Qué rabia! Toda la puta vida igual ¡Vaya futuro!… Para tu información también curré hace tiempo en un lugar especial llamado Momentum ¡Ay aquellos maravillosos años! Éramos tan jóvenes… La verdad, me gustaría ir a más, me pregunto si pudiera, tal vez, quién sabe, perhaps, perhaps, perhaps, trabajar allí contigo… Puedo hacerlo bien, incluso genial, lo sé. Déjame una oportunidad, cojones, ups, perdón… Anímate, visita la web del siglowww.bienvenidoamicarpeta.blogspot.com y verás piezas interesantes (Coca Cola, Burn, mastercard, Fox, Mercedes Benz, Honda Civic, Aquarius… Llámame el día que me quieras conocer”.

Muy bueno, ¿Verdad? Por supuesto, los resultados no se hicieron esperar: recibió varias ofertas muy interesantes, consiguió el cambio de aires que buscaba y su idea llegó a ser trending topic en Twitter.  Personalmente, ratifico el talentazo de este artista, con el que he tenido la suerte de trabajar durante algo más de un año.

Por último, encontré esta mañana en Tago Art Work un ejemplo muy reciente  de como aprovechar el packaging de un producto de una forma muy creativa para conseguir trabajo: se trata de la iniciativa: “Vaseline to work“, de Jesús Lemon, que consiste en demostrar sin pelos en la lengua y con un muy buen gusto en el diseño, que está dispuesto a “partirse el culo” por trabajar. Para ello, junto a su portfolio entrega un bote de vaselina diseñado por el mismo con un mensaje donde refleja muy claramente sus grandes ganas de trabajar.

En definitiva, hablamos muchas veces de SEM, SEO,  de las redes sociales y demás, pero ¿Nos habíamos planteado la posibilidad de aplicar todo ello a una campaña para “venderse a uno mismo”?… Son puros casos de éxito de marketing online y no tan online de campañas aplicadas a la vida real.

Belén Leste. Strategic Planner.